El Ing. Eugenio Méndez Docurro y el Instituto Mexicano de Comunicaciones.

Ing. Eugenio Méndez D.
Ing. Eugenio Méndez D.

El pasado 23 de agosto de 2015 falleció el Ing. Méndez quién, entre sus múltiples méritos, fue testigo y partícipe en gran parte de las iniciativas que México emprendió, principalmente en las décadas de los 60s y 90s, para la integración nacional a los ámbitos espaciales.

En una publicación anterior cité un informe de actividades de la Comisión Nacional del Espacio Exterior, antecedente histórico inobjetable de la actual Agencia Espacial Mexicana, particularmente tanto en la similitud de sus objetivos como en las vinculaciones emprendidas con entidades internacionales considerables como contrapartes; obviamente, con la comparación siempre enmarcada en las épocas distintas, correspondientes a cada organismo. El Ing. Méndez era entonces Subsecretario de Comunicaciones y Transportes y Vicepresidente de la Junta Directiva de la Comisión.


En base a un convenio de la Comisión con la NASA, México recibió información de satélites meteorológicos y capacitación para el procesamiento de dichos datos, generando un reporte diario. Usuarios de este servicio fueron, entre otros, periódicos como el Heraldo de México y Novedades, el Instituto de Astronomía de la UNAM, Telesistema Mexicano (predecesor de Televisa), y distintas Secretarías de Estado.

También se tenían establecidos sitios de pruebas para un programa de percepción remota, al principio mediante una aeronave de la NASA y después con una similar propiedad de la Comisión. El objetivo era la detección y clasificación de recursos naturales, así como servir de base para la aplicación de programas ambientales. Entre las localidades seleccionadas estaban la cuenca del Papaloapan, Chapingo, Tlalpujahua, Toluca, Veracruz y otras, para detectar uso de suelos, geología, hidrología, geotérmica, agricultura y silvicultura, según las necesidades de cada entidad.

Cito estas dos actividades como ejemplo de que la Comisión proporcionaba resultados hacia la sociedad mexicana en su conjunto, mas allá de los cohetes sonda en los que se estaba experimentando, o la cooperación internacional mediante la estación rastreadora de Empalme – Guaymas (predecesora de la Comisión, para eventualmente ser operada por la misma), por mencionar dos ejemplos. Da la apariencia de que la disolución de la Comisión Nacional del Espacio Exterior obedeció al ignorante debate del “porque invertir en ciencia y tecnología espacial cuando en la Tierra hay tantos problemas”.

‘No se cambió de lugar, no se quitó de la SCT; no, se disolvió totalmente. Se perdió el personal, el equipo… todo se perdió.’ – Ing. Eugenio Méndez, en la Ceremonia Conmemorativa del 30 Aniversario del Sistema de Satélites Morelos.

Entre la desaparición en 1977 de la Comisión y la publicación de la Ley que crea a la Agencia Espacial Mexicana en 2010, se desarrollaron diversos esfuerzos que incluirían los ámbitos espaciales. A continuación menciono algunos de ellos.

  • Snapshot 7Para 1983 el gobierno mexicano, a través de la Subsecretaría de Comunicaciones y Desarrollo Tecnológico de la SCT, se responsabilizó del proyecto del lanzamiento de dos satélites, que originalmente habían sido contratados por Televisa sin considerar que el artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos estipulaba, entonces y desde 1982, a la comunicación vía satélite como área de exclusividad del Estado. Esta decisión conllevo a un punto culminante con el lanzamiento en 1985 de los satélites Morelos I y II, así como la participación durante el segundo lanzamiento del Dr. Rodolfo Neri Vela.
  • Inicio de operaciones del Centro Regional de Enseñanza de Ciencia y Tecnología del Espacio para América Latina y el Caribe (CRECTEALC).
  • La Estación de Recepción de Imágenes de Satélite (ERIS) en Chetumal, Quintana Roo, como un proyecto bilateral entre la Agencia Espacial Alemana y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), en operación del 2007 al 2013.
  • También se realizaron actividades en la academia, como la Sociedad de Ingeniería Aeronáutica y Aeroespacial de la UNAM (SIAA-UNAM) en 2001, u otras asociaciones como la Asociación Mexicana de Medicina Aeroespacial o la Sociedad Mexicana de Astrobiología, ambas con la distinción de presidente fundador en la persona del Dr. Ramiro Iglesias Leal.

Capítulo aparte abordo las actividades del Instituto Mexicano de Comunicaciones, que si bien estaban encaminadas principalmente al desarrollo de tecnología en comunicaciones, bajo la dirección del Ing. Méndez también buscó impulsar específicamente aquella con aplicación espacial.

‘El Instituto Mexicano de Comunicaciones (IMC), es un organismo jurídicamente desconcentrado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), creado por Acuerdo Presidencial publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 15 de abril de 1987, con el propósito de solventar la problemática nacional que se enfrenta en materia de comunicaciones y generar las condiciones que permitan la evolución de conocimientos científicos y tecnológicos en este campo para impulsar el desarrollo del país’. Ing. Eugenio Méndez

Ejemplo de ello fue la Red de Intercambio Científico y Tecnológico SATEX. Dicha red tuvo su origen en el proyecto que siete instituciones académicas y de investigación instrumentaron desde 1987, con la finalidad de diseñar y construir de una serie de satélites experimentales de órbita baja para propósitos científicos, generando en el proceso experiencias y conocimientos.

La integración del IMC procedió con la certeza de que dichos conocimientos también serían utilizables en el área de satélites comerciales de telecomunicaciones.

El IMC financió una infraestructura de comunicaciones para permitir el intercambio de información y de conocimientos entre las instituciones interesadas: UNAM, Instituto de Ingeniería, Programa Universitario de Investigación y Desarrollo Espaciales, D.F.; Centro de Investigación Científica y Enseñanza Superior de Ensenada, Ensenada, Baja California; IPN, Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, D.F.; Instituto de Investigaciones Eléctricas, Cuernavaca, Morelos; Universidad Autónoma de Puebla, Puebla; Instituto Nacional de Astrofísica, Optica y Electrónica, Tonantzintla, Puebla; Instituto Mexicano de Comunicaciones, D.F. Las actividades emprendidas aprovecharon las fortalezas particulares de cada institución.

Prototipo Satex 1 en cámara anecoica.
Prototipo Satex 1 en cámara anecoica.

La caracterización básica del proyecto fueron los sistemas de Estructura, Control de orientación y estabilización, Potencia eléctrica, Control térmico, Computadora de abordo, Telemetría y comando. Su carga útil se definió con Transpondedores para Banda VHF y Ka; Banda IR (sistemas de comunicaciones ópticas) y Computadora CCD; el sistema de estabilización por gradiente gravitacional y par magnético; el sistema de potencia estaba integrado por 6 paneles solares para carga de baterías Niquel – Cadmio (Ni-Cd) de 16 celdas, con capacidad de 50 watts de potencia. También se definieron dos estaciones terrenas para el control del satélite, así como el análisis de datos. El lanzamiento se estableció para el 7 de octubre de 1994, pero las dificultades económicas que se enfrentaron en el país, a lo que se aunó la posterior desaparición del IMC el 9 de agosto de 1996, detuvieron finalmente el proyecto.

Por otro lado, el IMC estableció una estrecha colaboración con Telecomunicaciones de México para la construcción y lanzamiento de dos nuevos satélites geoestacionarios en las órbitas asignadas a México por la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Con la elaboración de las especificaciones técnicas se establecen las bases para la recepción formal de tres propuestas: GE – Astro con el modelo 5000, MatraSpar con una plataforma Eurostar, y Hughes con el HS-601, siendo esta última la seleccionada. Estos satélites, llamados Solidaridad 1 y 2, fueron lanzados en noviembre de 1993 y octubre de 1994.  A partir del dictamen para la selección de la propuesta, inicia un proceso de capacitación y transferencia de tecnología, con la participación de alrededor de 15 instituciones mexicanas (el CICESE, el INAOE, el IPN, por mencionar algunos), y también comienza el apoyo al proyecto Satex ya mencionado, en específico con la interacción del Centre National d’Etudes Spatiales de Francia, en vistas al lanzamiento comprometido con Arianespace.

La participación del IMC en la Conferencia Administrativa Mundial de Radiocomunicaciones en 1992 (CAMR-92) y en reuniones posteriores busco, entre otros objetivos, la concertación internacional para el aprovechamiento óptimo, racional y equilibrado de la banda L, incluida en la capacidad especificada de los satélites Solidaridad.

El IMC colaboró activamente en la definición de un convenio sobre el establecimiento del CRECTEALC que fuera aceptable por todas las partes. La propuesta resultante fue aceptada por la sesión general del COPOUS en el mes de julio de 1995, para su ratificación por la asamblea general de la ONU en diciembre del mismo año. Dicho centro comenzó su operación posteriormente a la desaparición del propio IMC.

El quehacer del Ing. Méndez en el ámbito espacial, reflejado en su directriz tanto de la CNEE como del IMC, son muestra de que en la investigación espacial se pueden encontrar soluciones a los problemas en la Tierra, con la concurrencia de esfuerzos multidisciplinarios e interinstitucionales.

Que descanse en paz.

Anuncios

3 Comments

  1. LA UNAM desarrolló un satélite en los años 90, puso en órbita la versión de pruebas porque la de vuelo fue destruida en un primer lanzamiento. Ni porque es uno logro significativo, tal vez el más importante de lo que México ha hecho por su propia cuenta, el autor de este blog no hace referencia a él. Por el contrario, considera que las actividades de la SIAA son para tomar en cuenta. ¿Cuál fue el impacto o la trascendencia de lo que ellos hicieron? Se consiguieron becas y se fueron, eso es todo. No lograron los objetivos que se plantearon como crear la especialidad en aeronáutica en la UNAM… El autor tampoco considera lo que el mismo Ing. Méndez Docurro comenta en su exposición como experiencias previas… Falta más rigor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s