Ejemplo de tecnología experimental satelital mexicana.

El siguiente pretende ser un breve recuento de los satélites no comerciales mexicanos, en cuyos diseños han participado diversas instancias educativas y de investigación gubernamental en México, e incluso privadas, cuya valoración en capacitación y entrenamiento han resultado exitosas, aunque sus resultados en términos pragmáticos han resultado diversos. También se incluyen algunos de los nuevos proyectos anunciados en desarrollo a corto plazo. En concreto, se caracterizan los dos modelos UNAMSAT, Satex 1, Satedu y Ulises I:

UNAMSat y UNAMSat B.

UO 30 (UNAMSat b)

El proyecto tuvo como finalidad fabricar el primer satélite en México, para lo cual la Universidad Nacional Autónoma de México estableció en 1991 el Programa Universitario de Investigación y Desarrollo Espacial (PUIDE) bajo la dirección del finado doctor Alfonso Serrano Pérez -Grovas, y en la jefatura del proyecto al Ing. David Liberman. El objetivo académico fue el estudio de las trayectorias de impacto de meteoritos en la atmósfera terrestre. Puesto que la Corporación Satelital de Radio Amateur colaboró con el modelo para desarrollar el satélite, el mismo incluyó a cambio un sistema transpondedor para el uso de radio aficionados. De esta manera se economizó tiempo en el desarrollo de la ingeniería básica. El protocolo de comunicación se estableció como PACSAT, en 437 MHz de bajada y 145 MHz de subida, en modulación AFSK de 1200 bps.

Particularizando el experimento científico, se estableció una antena para 41MHz con funcionamiento de emisión – transmisión (por lo que se le comparó con un radar lento) para detectar el eco que rebota en la traza ionizada de la trayectoria de un meteorito. La misma exigió el desarrollo de tecnología para la cuadratura de fase,  efectuada en el Instituto de Física y en el Centro de Instrumentos de la UNAM.

Sus dimensiones fueron 23 x 23 x 23, y un peso de 17 kg. Se estableció como carga secundaria junto con la misión de colocar un satélite ruso en órbita, pero por una falla durante la fase IV del lanzamiento, el satélite se destruyó en el aire.

En paralelo a la construcción de esté satélite se desarrollo un segundo, con la finalidad de fungir como simulador en tierra; pero a la destrucción del primero la dirección del proyecto tomó la decisión de prepararlo como sustitución. Identificado como UNAMSat-B,  el lanzamiento se efectuó con éxito el 5 de septiembre de 1996 en un cohete Kosmos 3M, colocando el satélite en una órbita a 1000 kilómetros de altura y 83º de inclinación con respecto al ecuador.

Se mantuvo en operación satisfactoria durante 46 días, hasta que probablemente las bajas temperaturas afectaron al sistema de baterías.

La UNAM otorgó al proyecto un presupuesto de 100,000 dólares para montar el laboratorio y fabricar el satélite pero se debe tomar en cuenta que con el mismo se fabricaron dos satélites.

Satex 1.

Diódoro Guerra Rodríguez y Carlos Ruiz Sacristán

O satélite experimental 1, fue un proyecto que estableció diseñar y construir un microsatélite experimental para permitir a México introducirse en el mundo de la tecnología espacial con fines científicos, comprendiendo el diseño, construcción y desarrollo operativo: ensamble, integración, pruebas, lanzamiento y operación. Tuvo su inicio oficial de construcción el 27 de septiembre de 1993, auspiciado por el hoy desaparecido Instituto Mexicano de Comunicaciones (IMC). El gobierno mexicano fue su propietario, con participación multidisciplinaria e interinstitucional del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, el Centro de Investigación en Matemáticas, la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, la Universidad Autónoma de Puebla, el Instituto de Ingeniería y el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, a los que eventualmente se integraron Telecomunicaciones de México y la Comisión Federal de Telecomunicaciones.
La caracterización básica del proyecto fueron los sistemas de Estructura, Control de orientación y estabilización, Potencia eléctrica, Control térmico, Computadora de abordo, Telemetría y comando. Su carga útil se definió con Transpondedores para Banda VHF y Ka; Banda IR (sistemas de comunicaciones ópticas) y Computadora CCD; el sistema de estabilización por gradiente gravitacional y par magnético; el sistema de potencia estaba integrado por 6 paneles solares para carga de baterías Niquel – Cadmio (Ni-Cd) de 16 celdas, con capacidad de 50 watts de potencia. También se definieron dos estaciones terrenas para el control del satélite, así como el análisis de datos.

Puesto que se integraría a un lanzador Arianspace/ERS 2 como carga secundaria, sus dimensiones máximas se establecieron como 50 x 50 x 50 cm, y un peso máximo de 50 kg, clasificando como micro satélite. Por ello, el financiamiento para el lanzamiento puede establecerse como proveniente del contrato para el programa de satélites Solidaridad.

Su posición orbital se estableció heliosíncrona, a 780 km de altura, con una inclinación de 98° y un período de 100 min, con un ciclo estimado de vida de 8 a 10 años.

El objetivo definido, adicional al permitir a las instituciones educativas participantes la capacitación  y la obtención de experiencia en la manufactura de los componentes, fue la fotogrametría del territorio nacional por rayo laser, para valorar y establecer rutas de comunicaciones.

El IMC presupuestó un costo de manufactura de 624,000 USD, a cubrir por el propio IMC y las aportaciones de las demás instituciones participantes.

El lanzamiento se estableció para el 7 de octubre de 1994, pero las dificultades económicas que se enfrentaron en el país, a lo que se aunó la desaparición del IMC el 9 de agosto de 1996, detuvieron finalmente el proyecto.

SATEDU.

Estructura SATEDU

El objetivo es diseñar y construir un satélite educativo, validado completamente en el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (IIUNAM), para ser empleado en laboratorios escolares, aulas de clases, Tecnológicos, universidades, posgrados y Centros de Investigación. De esta manera se pretende introducir a los jóvenes a la ciencia y tecnología espacial, en específico al desarrollo  y validación de nuevos subsistemas satelitales, y nuevas tecnologías para pequeños satélites.

Los sistemas integrantes están definidos como Estructura, Potencia, Computadora de vuelo, Comunicaciones inalámbricas, Sensores de plataforma satelital, estabilización por rueda inercial y Sensores de navegación inercial.

Sus dimensiones son 30 x 30 x 30 cm, con un peso 20 kg, para lanzamiento mediante Ariane 5 en versión 2.

Su posición orbital será a 600 km de altura en períodos de 96 min, con un ciclo estimado de vida mínimo de 3 años.

El costo presupuestado es de $20,000.00, y se encuentra en fase de integración de los grupos de trabajo en las instituciones participantes.

Cabe señalar que con la experiencia obtenida, se pretende el enlace del presente con el proyecto Humsat,  el cual desplegará una constelación de CubeSats con un segmento terrestre asociado que provea servicios de telecomunicaciones para aplicaciones humanitarias y de emergencia, así como el monitoreo de variables asociadas al cambio climático. La difusión de la información establece un segmento de usuarios con capacidades de transmisión económicas, incluso en un solo sentido, para finalmente colocar información a disponibilidad a través de internet. Está patrocinado por la Agencia Espacial Europea, la Oficina de las Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior y la Federación Internacional de Astronáutica.

Ulises I.

TubeSat Ulises I

El objetivo de este proyecto, si bien no es comercial tampoco es de investigación, ya que se trata de armar  y colocar en órbita un nano-satélite, diseñado como un proceso de arte. Lo agrego al presente, aunque hasta el momento no conlleva desarrollo de tecnología mexicana.

El propietario es el Colectivo Espacial Mexicano; Fonoteca Nacional; Centro Multimedia del Centro Nacional de las Artes; Conaculta; Arte Alameda; MexPost; estudio Jamaica; Festival Play; Laboratorio Arte Alameda; IQH; Diseño Gráfico Rabacheeza.

La plataforma es Radio Banda Amateur, con una salida de 100 mW o 500 mW mediante amplificador; batería Li-ion 3.7v a recarga mediante dos paneles solares de 50 celdas; microcomputadora Net Media BasicX-24p; y antena de dos longitudes, para transmisión en radio banda civil. La carga útil es de 250 gramos.

El fabricante es Interorbital Systems, y el modelo es TubeSat Personel Satellite (PS), que ofrece su plataforma de lanzamiento IOS Neptune 9 desde la Polinesia Francesa.

El costo fabricación y lanzamiento es de 8,000 USD.

Finalmente les agrego dos referencias periodísticas, sobre las perspectivas actuales del Proyecto Cóndor (cuyos antecedentes ya fueron presentados en este blog) y del Proyecto Satex II.

Anuncios

7 Comments

  1. Hola que tal, soy de Venezuela y ahorita estoy desarrollando un proyecto de Microsatelites específicamente la comunicación mediante los protocolos de telecomando y telemetria, si tienen algún material que me puedan facilitar acá les dejo mi correo:
    elicas13.ec@gmail.com de antemano muchas Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s