Espectrómetro Magnético Alfa (versión 2)

Comentado en una nota anterior, con el estudio de los rayos cósmicos se espera obtener respuestas sobre el origen del Universo. Con un enfoque de estudio distinto a los propuestos para el proyecto de telescopio liderado por Japón, la NASA está a punto de lanzar rumbo a la Estación Espacial Internacional el Alpha Magnetic Spectrometer Experiment (AMS-02), el cual buscará atraer (literalmente) hacia los detectores las partículas componentes de los rayos cósmicos y determinar el signo de la carga de cada una.

El imán a utilizar tendrá un peso de 1,200 kg y una intensidad de campo de 1,250 Gauss, lo que representa unas 4,000 veces el campo magnético terrestre.

Como va resultando obvio, un esfuerzo de investigación de esta magnitud requiere de una participación global. El Instituto de Física de la UNAM, con la representación del Dr. Arturo Menchaca Rocha, participó con la creación del detector llamado Ring Imaging CHerenkov (RICH), el cual produce efectos similares a las auroras (generadas éstas por los vientos solares), al atravesar materiales transparentes o radiadores.

Mediante instrumentos fotosensibles se podrán caracterizar ópticamente los anillos luminosos generados en dichos radiadores.

Los datos generados por el Espectrómetro serán concentrados en el CERN, para que sean accesibles a los investigadores participantes.

Al momento la NASA ha pospuesto el lanzamiento del Endeavour, en la última misión del último transbordador espacial y cuyo cargamento es precisamente el AMS-02.

Fuente: Academia Mexicana de Ciencias.

Anuncios

7 Comments

  1. Hace nueve días la NASA reportó haber alcanzado la increíble cantidad de 18,000,000,000 partículas valoradas, lo que representa al menos el doble de la cantidad que originalmente se previó.

  2. El siguiente es un estudio sobre datos nucleares a partir de la física de los rayos cósmicos estudiados por el AMS. Esto es a partir de mediciones de alta precisión de elementos como berilio y boro, y establece la hipótesis que nuestra comprensión de la propagación de los rayos cósmicos depende fundamentalmente del conocimiento de las reacciones de fragmentación núcleo – núcleo.

    El autor valora los datos resultantes del AMS, pero también considera que se requiere la operación de nuevos instrumentos para precisar las mediciones de estas fragmentaciones.

    http://arxiv.org/abs/1509.05776

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s